«La etimología de la palabra respeto nos garantiza que la apuesta por la idea de mirada atenta es una apuesta segura. El latín respectus deriva del verbo respicere, que significa “mirar atrás”, “mirar atentamente”, “remirar”».

(El respeto o la mirada atenta. Josep M. Esquirol)