«Siembra tu semilla en la mañana, y al atardecer no retengas tu mano; porque tú no sabes cuál prosperará, si esto o aquello, o si ambos serán igualmente buenos».
(Eclesiastés 11:6)